Recuperando un disco de MacosX

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Esta es la historia de como otra vez linux y algunos hacks nos salvan de perder todos los datos de un disco duro 😉

Hace unos meses el imac intel de karla se murió. Concretamente el disco duro empezó a pasar a mejor vida. Como es habitual la copia de seguridad era antigua y por supuesto había que recuperar información reciente.

Así que nos pusimos manos a la obra mientrás karla ejecutaba un plan B que era aprovechar para comprar otra máquina y seguir trabajando.

El disco pintaba mal. Ni siquiera era capaz de cargar el sistema operativo. Como era un mac decidí, erroneamente, hacerlo a la forma mac. Con un poco de san google descubrí que en estos casos lo mejor era comprar un software que se llama disk warrior que parecía que lo resolvía todo.

Seguí todas las instrucciones, esperé hasta días mientras intentaba analizar la información, monté el ordenador como firewire externo y otra docena de maniobras a todas luces estériles. Perdí tantas horas mirando indicadores de progreso estériles que hasta me metí en jardines de los que salí realmente escaldado pero esto es otra historia.

Afrontar la muerte y la perdida de datos definitiva tienen en común muchas de las fases anímicas: rabia, profunda tristeza y finalmente la aceptación. Por todas estás pasamos y alguna más.

El caso es que hace un par de días karla decidió, con buen criterio, que ese ordenador no podía estar así y decidió ponerle un disco nuevo y volverle a la vida.

Si alguien tiene un imac intel de primera generación sabrá que tiene un diseño exterior maravilloso pero no se puede ni imaginar la pesadilla que es destriparlo para cambiar el disco duro. Alucinarás con que tengas que cortar el blindaje con un cutter entre otras sutilezas.

Pero bueno sacamos el disco metimos otro y después de volver a conectar todos los cables y poner todos los tornillos nos preparamos para ver y oir como volvía a la vida el imac.

Pues no, no volvió a la vida. Como ya me ha pasado un millón de veces, no me estrese mucho más y volví a desmontarlo comprobar todas conexiones y a encenderlo completamente destripado para ver si se me ocurría algo. Obviamente no funcionó hasta que decidí ir quitando y poniendo piezas. Primero el disco nuevo, incluso llegue a poner el disco duro cascado y nada de nada: completamente muerto.

Hasta que se nos ocurrió quitarle la memoría. Entonces empezó a lamentarse y esta fué la pista clave. Lo que más me toca las narices de la informática es lo que se parece a la medicina y lo que me recuerda a house y sus colegas dando palos de ciego, ellos con seres humanos y yo con máquinas eso sí.

Cambiamos de posición los módulos de memoria y tampoco, empezamos a hacer combinaciones, hasta que de pronto dejo de fallar y botó!!! Y es que murphy es así no solo se casca un disco duro sino que además un módulo de memoria se va a la vez solidariamente.

El imac estaba vivo y listo para colocarle el animal (leopard o tiger) que le correspondía.

Y aquí es donde entra linux. Tenía una espina clavada, y muchos destrozos emocionales, por culpa del disco muerto así que compramos una caja externa serial ata y decidimos hacer un último intento.

Monté un disco lacie de 1TB con el que hacemos las copias de seguridad, sí las hacemos, la caja usb externa y lo enchufé a mi portátil para intentar recuperarlo.

Según lo monté el disco de mac apareció en mi escritorio con toda la información. Iluso de mí solo era un espejismo. No se podía navegar por que no tenía permisos. Eso sí el driver con el filesystem hfsplus lo detectaba y lo leía perfectamente.

No pasa nada, fuí a cambiarle los permisos con un par de narices. Mal asunto estaba en readonly y además daba errores en el kernel a patadas. Era imposible hacer nada estaba muerto.

Solo quedaba una solución que todo el mundo sabe que no funciona y que es una leyenda urbana: meterlo en una bolsa en el cogelador y después de unos minutos cruzar los dedos para ver si que hay algún componente del disco duro que se recalienta y falla.

Y no se lo van a creer ustedes funcionó. Podía montarlo y no daba errores. A toda velocidad decidí hacerme una imagen en el disco duro para tratarla luego y sacarla del disco moribundo pero todavía no muerto.

Como murphy me persigue y a pesar de leer a Philips K. Dick no se me ha contagiado su paranoia, el disco de backup de 1 tera empezó a dar problemas de disco, a desmontarse automáticamente a ponerse en readonly, etc.

Primero conseguí copiar, 10 Gb, luego 22 GB hasta que la situación se empezó a volver insostenible. De pronto el disco duro moribundo dejó de funcionar y esto pintaba mal. Hasta dude de que mi portátil no estuviera jugandomela, que de hecho creo que me la jugó.

Conecté el disco de backup a otro ordenador, le pasé un fsck que se tiró 1 hora reparando errores y por supuesto metí el otro disco en el congelador.
En cuanto acabó el fsck lo monté todo y use el bendito dd de toda la vida:

dd if=/dev/sda2 conv=noerror of=/mnt/backup/karla.fs

ni un solo error mientras se derretía la escarcha en 2 horas tenía copiados los 250 GB en mi disco de backup.

Un par de lineas más de linux:

mount /mnt/backup/karla.fs /tmp/karla -t hfsplus -o loop
cp -aver /tmp/karla /mnt/backup

100% de la información recuperada!!!!!!!

Moraleja: me habría ahorrado unas decenas de horas y unos cuantos euros si lo hubiera hecho al linux way of do the things desde el principio.
Moraleja 2: Lo del disco duro en el congelador es una leyenda urbana, una aberración para cualquier ingeniero o exceptico en general pero funciona. A temperatura ambiente no había narices a leer el maldito disco.
Moraleja 3: No te metas en jardines ajenos por culpa de las barras de proceso o sí pero atente a la consecuencias ;-P
Moraleja 4: Ya sabes como hacerlo tu mismo: con paciencia y saliva. Yo estoy muy mayor para sufrir tanto. Si necesitas recuperar un disco vas a tener que convencerme para liarme.

Social Share Counters

Leave a Comment