hace unos d

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

términos como post-comunismo, post-capitalismo, reformar el sistema y un largo etc. Ahora resulta que de un día para otro nuestros mayores se dan cuenta del disparate en el que se ha convertido todo. Que de no haber dinero para mitigar el hambre, potabilizar el agua de dos tercios del planeta o cumplir con el protocolo de Kyoto aparece la pasta y es para dejarsela a los bancos.

Toda una verguenza que deja la cara descubierta a los que han sido unos mentirosos todos estos años y nos han intentado convencer de que había que dejar actuar al “mercado” como le viniera en gana. A mi se me caería la cara de verguenza.

Para el martes, como ya he comentado en los post previos a este, tenemos de protagonista a los que están completamente en la hinopia. Estos siguen sin enteresarse del latigazo que ya está suponiendo la crisis actual y los cambios que son tan necesarios para deshacer este entuerto. Y como no podía ser de otra forma ni se han enterado.

Hay que despertarles de este sueño tan tonto en el que siguen sumergido y no porque espere que entren en razón, sino para que no se lo pierdan.

Se pueden hacer muchas cosas pero sobre todo es fundamental que les contemos que pensamos de sus medidas contra la piratería, a favor de la neutralidad, a favor de la privacidad y para terminar por que sentimos verguenza de su incultura digital.

Se creativo mañana va a ser tan importante como el martes que se note lo que piensas y que lo sepan los que deciden: diputados, responsables de grupos políticos y sobre todo nuestro inefable ministro. Después de esto que decidan con quien están.

Social Share Counters

2 Comments »

  1. Sergio Montoro Ten Said,

    December 7, 2008 @ 1:17 am

    Uno de los errores más comunes es la tendencia a pensar que el que manda sabe más que tu, simplemente porque es el que manda, pasando por alto el detalle de que político es la única profesión para la que no se requiere, a priori, absolutamente ninguna cualificación.
    Tristemente, el paso del tiempo evidencia una y otra vez, que la mayoría de las veces los que toman decisiones lo hacen siguiendo paradigmas a ciegas y sin tener ni puta idea.

  2. Juantomas Said,

    December 7, 2008 @ 1:33 am

    La única cualificación que se requiere es que seas de la confianza de la cadena jerárquica. Y esto siempre me ha planteado un problema. Suponte que eres el presidente del gobierno y tienes que decidir quien van a ser tus ministros en un plazo corto de tiempo, digamos un mes. ¿a quien elegirías? ¿como estás seguro de que el resto de decisiones en cadena que se van a tomar se corresponden con el programa electoral, tus ideas, proyectos y sobre todo la capacidad para ejecutarlas? ¿como confiar en que el resto de los responsables elegidos lo sean por sus meritos reales y no por favores debidos, afinidad o cualquier criterio que no se atenga al principio inicial?

    El resultado siempre es sorprendente. El subconjunto de responsables políticos de un partido es tremendamente escaso. No voy a decir que el sistema fracase siempre por que conozco verdaderos profesionales que tienen responsabilidad política pero el resto no pasaría una auditoría pública. Y esto es lo que hay.

    La única posibilidad que queda para “corregir” el sistema es detectar a los que peor lo hacen o no tienen ningún interés en hacerlo bien y exponerlos publicamente para que los despropósitos que realizan no queden impunes. Y esto generalmente y gracias al corporativismo endogámico en general de la clase política le lleva a enrocarse y sentir más que son una casta de intocables que deben autoprotegerse.

    Esta postura siempre me recuerda a la primera fase del marxismo que es la dictadura del proletariado: El proletariado no tiene ni idea de lo que quiere y es imprescindible que nosotros, los que sabemos de verdad que está pasando y que debemos hacer, tenemos que asumir nuestra posición en contra, muchas de las veces, de la ciudadanía.

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

Leave a Comment