Bicing en Barcelona

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Hoy he echado de menos tener un sistema como bicing. Para los que no lo sepan en Barcelona hay un montón de puestos en los que cualquiera que haya pagado la tarjeta bicing (unos 12 euros al año) puede coger una bicicleta y usarla durante 20 minutos). Los puestos están distribuidos por toda la ciudad y uno puede realizar varios saltos si se les pasa el tiempo y no llegan a su destino. Si esto ocurre hay que hacer un pago extra y todos sabemos de la sensibilidad de los catalanes ante los temas económicos y más cuando es tan fácil dejar una bici y coger otra.

Supongo que ahora con las historias de los cercanías y el AVE estarán muy solicitadas. Hoy me habría venido genial pillar una bici para hacer un par de recados sin duda. La furgoneta de la foto es de los responsables de mantenimiento. Ideas como esta son geniales y realmente baratas y eficaces.

bicing en barcelona

No he encontrado nada relacionado.

Social Share Counters

1 Comment »

  1. Javier Cuchí Said,

    November 4, 2007 @ 6:56 pm

    Juantomás, Juantomás, la distancia nos aleja de la realidad…
    😉

    Es verdad que la iniciativa tuvo un éxito feroz inicialmente (como que, a modo de oferta de lanzamiento, el precio estaba en 6 euros el primer año). Desde julio del corriente, la cos apasó a su precio normal, 24 euros anuales (sigue sin ser mucho, pero ya pica más) y las nuvas inscripciones al sistema se desplomaron radicalmente (como, por otra parte, ya se esperaba).

    Pero ¿qué ocurre? Pues que Barcelona es una ciudad muy mala para ir en bicicleta. Tolerable si vas en el sentido de río a río (entre Llobregat a Besós, es decir, de SW a NE o en sentido contrario), pero criminal si vas de mar a montaña (es decir, de SE a NW) porque la cuesta es de cabaĺlo, más que nada por larga. Total, que la gente coge la bici para ir de montaña a mar (NW a SE) que es todo una agradable bajada y para regresar coge el metro o el autobús, con lo que las estaciones más próximas a la montaña tienen muy pocas biucis (o ninguna) y las próximas al mar están abarrotadas y muchas veces no hay espacio para dejar más. Esto no estaba previsto y la empresa concesionaria, la de las furgo, no da abasto llevando bicis de mar a montaña (ver mapa aquí: http://maps.google.com/maps?ie=UTF8&hl=es&ll=41.402051,2.1698&spn=0.125156,0.234833&z=12&om=1).

    Como consecuencia de todo ello el Bicing no tiene un uso de transporte público cotidiano, como pretendía el Ayuntamiento, sino lúdico, con lo que deja de ser útil como proyecto de transporte público sostenible y resulta que ahora hace la competencia desleal (hay financiación pública) a los negocios de alquiler de bicis, que eran un sector en alza.

    A pesar de que se ha querido impedir que los guiris accedan en masa al servicio -como ocurrió al principio- me temo que ese efecto no se ha conseguido impedir del todo.

    Por cierto: no es tampoco un invento barcelonés: estaba implantado mucho antes en tres ciudades francesas, entre ellas París (aunque en este último caso el servicio no alcanza a toda la ciudad).

    Un abrazo

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

Leave a Comment