Opendocument ya es un estandar ISO

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

concretamente el ISO 26300.

Este paso es fundamental para los que creemos en los estandares abiertos y libres de patentes. Básicamente y en términos reales lalgunas de las implicaciones que tendrá son:

Sobre el procedimiento de normalización, como al parecer no se han recibido votos negativos (según figura en la reseña de Mr Updegrove), han prescindido de la fase FDIS  (Final Draft International Standard) y parece que proceden directamente a la fase de publicación.
       
Una vez que es norma ISO/IEC, la principal implicación práctica es que las administraciones públicas nacionales y comunitarias lo pueden exigir en los pliegos de prescripciones técnicas de forma directa y explícita mediante referencia a ISO/IEC 26300 como se hace con otras tantas cuestiones de las TI.

También lo pueden contemplar de forma igualmente directa en marcos de interoperabilidad e instrumentos equivalentes (como los Criterios de seguridad, normalización y conservación).
       
Al ser un estándar ISO/IEC también lo podrán exigir los ciudadanos en sus relaciones con la Administración.
       

No hace mucho y presionando directamente a los responsables de cada país, MS puso a todos sus empleados “influyentes” a hacer lobby contra los estandares abiertos con la excusa que acaban con la innovación. Lo que está claro es que acaba con un estandar cerrado, de facto y tramposo y que les abonaba un mercado perfecto. El primer aviso serio se lo dió Quinn en el estado de MA. Ahora tendrán que espabilarse y competir sin trucos al menos en el formato de los documentos.

Enhorabuena a todos los que han peleado duro para conseguir este ISO y ahora a exigir lo que se nos ha negado durante años: usar un verdadero formato estandar, abierto y libre de patentes. Ya no hay ninguna excusa, al menos técnica o legal.

Social Share Counters

Leave a Comment